Actualidad: Asamblea General Extraordinaria - 16 de diciembre

 

ASOCIACIÓN CIVIL PLAYA GRANDE YACHTING CLUB
R.I.F. Nº J-00029714-2
CONVOCATORIA


La Junta Directiva de la Asociación Civil Playa Grande Yachting Club, con base a lo establecido en los artículos 15, 16, 17, 18, 19, 21, 24 -Parágrafo Único- y 45 de los Estatutos, convoca a los socios propietarios para la Asamblea General Extraordinaria, la cual se celebrará el día sábado 16 de diciembre de 2017 a las 9:00 a.m. en el Salón de Usos Múltiples de la Casa Club, ubicada en el Club “Playa Grande Yachting Club” en la Urbanización Playa Grande, Avenida Boulevard de la Playa, Catia La Mar, Estado Vargas, Venezuela, a fin de tratar el siguiente orden del día:

Punto No. 1: Presentación y aprobación:
Del resultado del trabajo de las Comisiones Técnica, Financiera y Legal sobre la idea de remodelación y reparación de la Zona Náutica de conformidad con la Asamblea General Extraordinaria de la Asociación Civil Playa Grande y del 19 de noviembre de 2016; y de la Hoja de Términos a ser acordada con el promotor de la obra de remodelación y reparación antes señalada.

Punto No. 2: Autorizar, de conformidad con lo dispuesto en el Parágrafo Primero del artículo 24 de los Estatutos Sociales de la Asociación, a la Junta de Directiva 2016-2018 actualmente en curso, para negociar y firmar los contratos necesarios para la realización de la obra de remodelación y reparación de la Zona Náutica, conforme a la Hoja de Términos antes señalada.

Punto N°3: Aprobar la emisión de un total de 80 acciones en tesorería y en consecuencia modificar el Parágrafo Único del artículo 2 de los Estatutos Sociales, para reflejar que el número de socios será de un mil ochenta y que el patrimonio de la Asociación está representado en un mil ochenta cuotas de propiedad o acciones.

La Junta Directiva


El horario de inscripción será a partir de las 8:00 a.m.

Los informes de las Comisiones donde se explican las propuestas y la Hoja de Términos, se encuentran en las oficinas de la Gerencia del Club, y sirven de justificación y explicación de todas las peticiones hechas en esta Convocatoria.

De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 17 de los Estatutos, “la Asamblea Ordinaria o Extraordinaria, se considerará válidamente constituida siempre que a ella concurran no menos de cincuenta (50) Socios Propietarios, personalmente o representados. Si convocada la Asamblea no concurriere el número de Socios Propietarios antes mencionados en el lapso de una (1) hora después de la fijada para la reunión, la Asamblea se instalará válidamente una (1) hora después de transcurrida la anterior y sin necesidad de convocatoria, con los socios presentes o representados, cualquiera que fuere su número”.

Para las aprobaciones indicadas en los puntos N° 2 y 3 de la Convocatoria deberán estar presentes o representados no menos de cincuenta (50) Socios Propietarios y la decisión deberá tomarse con el voto favorable de las tres cuartas partes de los presentes en la Asamblea.


Comunicado de Seguridad

La Junta Directiva en las últimas semanas ha venido adelantando, a través de la empresa de seguridad especializada SERVICIOS INTEGRALES N.K.J, C.A., una gestión para garantizar la seguridad de nuestros socios, invitados, sus bienes y las instalaciones del Club.

El trabajo conjunto realizado implica:

1. Mayor verificación de la identidad de quienes acceden a nuestra instalación a los fines de determinar su condición de socios, asociados familiares e invitados, conforme a los Estatutos de la Asociación y demás reglamentos que la rigen.

2. Por tanto, evitar el acceso de personas que dejaron de ser socios por cualquier causa: se encuentren morosos, en condición de suspensión por medidas disciplinarias adoptadas por la Junta Directiva por actos, conductas no acordes con la normativa, principios y valores que garantizan la convivencia o que pretende acceso indebido a nuestras instalaciones, incluso, haciéndose pasar como socios sin comportar tal condición.

3. El empleo de carnets vencidos o sin validez de ningún tipo.

4. Reforzar la seguridad de personas y bienes.

El objetivo es hacer respetar los derechos de los socios que cumplen a cabalidad con sus obligaciones estatutarias, permitiendo a sus familiares y amigos, protección a sus pertenencias, así como preservar las instalaciones del Club.

Nuestra preocupación es hacer viable que su visita y permanencia lo realicen en el marco de sosiego y respeto, garantizando momentos de solaz y practicas recreaciones de índole diverso, objeto existencial de nuestra Club.

Agradecemos su colaboración a esta labor que es en beneficio de todos.

LA JUNTA DIRECTVA


El socio ideal en un club social

En base a lo investigado, observado, analizado y reseñado, nos atrevemos a señalar las características generales, mínimas, que debe tener aquel que quiera ser un buen socio de un Club Recreacional, indistintamente de sus características, condiciones y cualidades personales debe, entre otras cosas: Primero que nada, tener claro el sentido de pertenencia privativo sobre el sentido de propiedad y no quiera imponer su criterio frente a las normas, ni frente a los directivos ni mucho menos frente a los trabajadores del club, por el contrario debe, tratar, de ser un fiel cumplidor y respetuoso de las mismas. El buen socio, cuando traspasa la puerta de entrada al club debe asumir su condición de socio, “ponerse la camiseta de socio”. Despojarse de los problemas, inquietudes, dificultades y problemas propios de toda persona y asumir su condición de estar entrando a su club, donde encontrara y dispuesto aportar, tranquilidad, recreación y paz familiar. El buen socio conoce a su gerente y a los directivos, por lo menos el nombre, sabe a quién acudir frente a una necesidad institucional y no anda preguntando: ¿Cómo se llama el Gerente y donde lo encuentro? El buen socio quiere ver a su club como su segundo hogar y se preocupa por cuidarlo y mantenerlo en el mejor estado posible haciendo uso adecuado de los recipientes para desperdicios, utilizando los bienes, instalaciones, equipos, de la mejor manera posible, sin dañarlos, consciente de que todo daño significa un gasto que al final de cuentas el mismo deberá cubrir con su aporte de cuotas ordinarias o extraordinarias si fuera necesario, el buen socio es respetuoso y educado, siempre dispuesto a colaborar y tener a flor de labios unas buenos días, tardes o noche, o simplemente un cordial saludo, ser respetuoso en un clima cordial dejando los ruidos, la bulla los escándalos fuera del Club. Debe velar cumplir y hacer cumplir en su comunidad societaria las normas y valores como el respeto, la simple tolerancia, la comprensión y el genuino interés por el otro como formas superiores de relacionarnos en el día a día. El buen socio se preocupa en leer las carteleras y/o los boletines informativos para estar enterado de la vida cotidiana y de los acontecimientos de su Club y no estar llenos de interrogantes cada vez que asiste al club, como: ¿qué programas hay para este fin de semana? O ¿cuánto es la cuota del Club o quién y cuándo aprobaron esa norma?, o vive excusándose cada vez que se equivoca por desconocer la normativa. El buen socio trasmite las normas de convivencia y respeto interno a sus familiares e invitados. El buen socio no es el que vive despotricando de la Junta, ni echándole la culpa de todo lo que acontece y no sea de su agrado, puede y debe formular observaciones constructiva, el buen socio reconoce el esfuerzo de los socios que valientemente dedican parte de su tiempo a laborar y procurar las mejoras institucionales en cargos que son ad honoren, el buen socio no utiliza como excusa frente a sus incumplimientos la consabida frase de ... yo soy amigo del presidente o del director tal y el me arregla eso. El buen socio cumple sus obligaciones financieras oportunamente, su atraso crea dificultades en el flujo de caja etc. Etc...

Definitivamente los buenos socios son los que hace los buenos clubes y en verdad, ser un buen socio no es nada difícil y se revierte en satisfacciones, agradabilidad y gratificaciones como la de disfrutar con su familia y amigos, plenamente su club.

Conveniencia de ser un buen socio

Partiendo de la premisa anterior, deberíamos concluir que si somos buenos socios tendremos buenos clubes y ello nos lleva a tratar de definir lo que es un club social, así diríamos:

Es una organización1 que hoy en día sirve de base para la formación, integración y recreación de la familia, en sí misma y como elemento básico para formar una sociedad más armónica, creativa, participativa y orientada al desarrollo integral.

Sobre este concepto bastante general, podríamos redactar otros varios conceptos o definiciones como por ejemplo: Un Club, es cualquier reunión de individualidades selectivas específicas, en un lugar definido y dedicado a una actividad social recreacional, siendo lo más importante el proceso de selección para determinar su membrecía2

Otra: Un grupo de personas que seleccionan a sus socios compañeros, pagan cuotas anuales y por lo general disponen de facilidades permanentes de servicios de comida y bebidas para sus miembros3

El concepto más generalizado, esta enmarcados dentro de la siguiente definición de su objetivo: Es una organización social sin fines de lucro, constituido por personas naturales, cuyo objeto principal está orientado a mantener un centro de esparcimiento que reúna las condiciones, ventajas, comodidades y disponibilidades, destinado al mejor uso y aprovechamiento de los miembros de la Asociación; propender y fomentar entre dichos miembros, y su grupo familiar, la práctica de toda clase de deportes, la realización de actos culturales, sociales, facilitando y fortaleciendo los vínculos de amistad, sana convivencia y demás actividades lícitas que fuere necesario llevar a cabo para el mejor cumplimiento del objetivo social. 4

Y así como estos conceptos podríamos encontrar cientos de definiciones donde el elemento común es la agrupación de personas para fines colectivos determinados.

Si no somos buenos socios, difícilmente tendremos un equilibrio social comunitario dentro de la heterogeneidad de pensamientos, y cada quien actuaria según su pensar y aspiraría que sus directivos actuaran como el piensa o como a él, le parece la mejor forma, buscaría la manera de llegar a ser directivos para implantar su posición y manera de pensar propia y ello crearía un CAOS social interno, divergencias, sectorización, surgimiento de intereses grupales, luchas internas posicionales, enemistad e irrespeto internos, peligrosidad, penetración de intereses externos, desajustes financieros, disminución del deseo de pertenecer a una organización desordenada, aumento de los daños físicos de las instalaciones, desaparece la paz y tranquilidad, incrementos de los gastos de sostenimiento y todo ello conllevaría a la desaparición de la institucionalidad clubes recreacionales, dicho más directamente DEJARIAN DE EXISTIR LOS CLUBES. No desaparecerían físicamente, las estructuras e instalaciones siempre existirán pero ello no conforma el club social, el club lo forma su gente, la comunidad societaria, los usuarios, las familias que lo integran, que lo conservan, le dan mantenimiento lo llenan de calor y alegría, esto dejaría de existir. Y esto, se determinó, no lo desea ninguna de las familias perteneciente a los 176 clubes existentes a nivel nacional, pero sin embargo a pesar del no deseo, parece que muchas de ellas están adoleciendo del mal de la “apatía institucional” que es el mal silencioso que está corroyendo las entrañas de los clubes, avanzando sigilosamente y lentamente haciendo un daño que nos afectara a todos. Me permito señalar un símil que es de casi todos conocidos, El Balneario de los Caracas, ubicado en el hoy estado Vargas, hermosamente diseñado con un fin más hermosos todavía, pero lo descuidaron, apareció la apatía de los usuarios y manejadores y allí están sus estructuras, exigiendo atención, a las cuales cada vez más se le invierte millones de dinero y se repara lo físico, pero no se ataca el fondo y vuelve a aparecer la desidia y el daño a la institucionalidad del Balneario Los Caracas. Otro símil, el fumador, (Con el perdón de los fumadores), el vicio de fumar por años, el fumador no nota el daño o no ataca el fondo del daño que se está causando y el fumador, no se cuida, lo ignora y llega un momento que ese mal silencioso se manifiesta y ya es de todos conocidos su efectos. Espero que este par de símil o ejemplos los ponga a pensar con relación al tema objeto de estudio Los clubes recreacionales, debemos atacar el mal de fondo. Estamos a tiempo, pues tenemos las estructuras y las familias que desean su club, si le hacemos saber el camino que nos puede esperar, la afectación a que nos pueden llevar las misma familias por su conducta inadecuada como socio y sabiendo que el mejor y único remedio está en las manos de esas misma familias, dispuesta a aplicarlo tendremos clubes, en el sentido amplio de su significado, para el disfrute de nuestros tataranietos y más.

Recopilación y Autoría
Humberto Hernández Caliman

1 El Club Social Diagnostico General sobre los Clubes Recreacionales en Venezuela.

2 Operaciones y Administración de Clubes Ted E. White.

3 Asociación Americana de Directores de Clubes

4 Compilación de varios objetivos sociales de clubes HHC


Cobro mensual de la membresía o cuota de sostenimiento

La Junta Directiva de nuestra asociación en su sesión ordinaria celebrada el día Domingo 24 de julio del corriente año, acordó por unanimidad, proceder al cobro mensual de la membresía o cuota de sostenimiento, de manera mensual y no trimestral como venía sucediendo hasta la presente fecha.

La decisión tomada conforme a lo establecido en el artículo cinco literal a) de los estatutos que rige nuestra asociación, y que será efectivo a partir del 1 de agosto de 2017, se fundamenta en los siguientes razones:

1. Los gastos generales y de personal que deben efectuarse para el normal funcionamiento y desarrollo de las actividades, que constituyen el objeto esencial de nuestra institución se han visto distorsionados por los altos índices de inflación y la devaluación experimentada, lo cual se refleja directo en los bienes y servicios adquiridos por el cumplimiento de sus objetivos.

2. De igual manera, se han venido estableciendo por vía de decretos dictados por el Presidente de la República en Consejo de Ministros incrementos salariales y de bonificaciones sucesivos , que repercute en los gastos proyectados por la junta directiva, conforme a los estatutos que rigen la actividad de nuestro club.

3. El pago de trimestres, en lugar de mensualidades, sólo se justifica en momentos de certidumbre económica, baja inflación y, por consecuencia, la posibilidad de ejecutar con seguridad los presupuestos anuales diseñados y aprobados por la asamblea.

Así las cosas, y a los fines de poder seguir cumpliendo con los gastos de mantenimiento de las actividades del club, representados en los bienes adquiridos y los servicios recibidos necesarios para tal fin, amén de aquellos derivados de la contratación colectiva, los incrementos salariales y los pagos de tributos nacionales y municipales, nos hemos visto en la imperiosa necesidad de proceder a la conversión del pago trimestral en pago mensual de las cuotas de mantenimiento.

En consecuencia, la mensualidad por concepto de cuota de mantenimiento queda en la cantidad de cuarenta y cinco mil ochocientos cuarenta y nueve bolívares con 38/100 céntimos (Bs 45.849,38).

Agradeciendo la comprensión de la decisión tomada, la cual redunda y tiene su fundamento exclusivo de los más elementales intereses de la asociación, quedó ustedes en nombre de la Junta Directiva

LEOPOLDO HENRIQUEZ DUPOUY
PRESIDENTE